Acciones para disminuir la pobreza

Proyectos

Mentores Solidarios

El programa tiene como meta asegurarse que aquellos jóvenes de 11-12 años que están terminando la primaria, ingresen a la secundaria, evitando que paren de estudiar ya sea porque la familia quiere que trabajen o porque no le ven “retorno” a su educación. El apoyo consiste en conseguirles un mentor que les paga la educación secundaria y les da consejos para que continúen siguiendo sus aspiraciones personales y profesionales. Actualmente somos 48 mentores y estamos apoyando a 51 jóvenes alumnos.

Objetivos

Objetivo general
  • Enlazar a estudiantes de escasos recursos con oportunidades de becas y mentores para completar sus estudios de secundaria en un colegio privado.
Objetivos específicos
  • Seleccionar estudiantes de escasos recursos que han sobresalido en sus estudios de primaria para ser becados y acceder a una educación de superior calidad en escuelas privadas
  • Asignación de estudiantes a personas que dispuestas a proporcionarles una beca por cinco años de secundaria y fungir como un mentor y ejemplo para que estos estudiantes sigan sobresaliendo en sus estudios

Acciones

  • Selección de estudiantes de colegios públicos
  • Selección de escuelas privadas para mandar a estos estudiantes
  • Promoción de la organización para conseguir donantes/mentores
  • Organización de eventos en los cuales los mentores se puedan juntar con sus respectivos estudiantes

Resultados

Actualmente se cuenta con más de 50 mentores y 50 estudiantes becados en cinco colegios de secundarias que son: Centro Educativo Sor María Romero, Escuela Normal María Mazzarello, Colegio Divino Pastor de Diriamba, Instituto Técnico Juan Pablo II y Colegio San Francisco Xavier Fe y Alegría de Ciudad Sandino, cursando entre primer y tercer año.Garantizar el acceso y permanencia en la educación a jóvenes de escasos recursos, para que tengan oportunidad de tener un futuro más seguro, contribuyendo así  al desarrollo de Nicaragua.

Voces Vitales

El 5 de Febrero del 2009 fue inaugurado Voces Vitales Nicaragua, miembro de Vital Voices Global Partnership, una organización no gubernamental fundada en 1997 por la ex Primera Dama y actual Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton y la ex Secretaria de Estado Madeleine Albright. El capítulo nacional de Voces Vitales inició como un programa de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro con el apoyo de INCAE y USAID. Nuestro lema es “invierte en mujeres, cambia el mundo”. Desde esta perspectiva, actualmente centramos nuestros esfuerzos en el Desarrollo Económico en miras a mejorar la calidad de vida la mujer nicaragüense.

 

Voces Vitales busca tener un impacto real en la calidad de vidas de las mujeres.  Nuestros  esfuerzos se traducen en mayor liderazgo y reconocimiento de este liderazgo entre las mujeres empresarias y emprendedoras del país.

Voces Vitales Nicaragua fue fundado en Nicaragua por Cristiana Chamorro, Mercedes Deshon, Maria Nelly Rivas y Egda Vélez.Voces Vitales es una organización no gubernamental fundada en 1997 por la ex Primera Dama y actual Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton y la ex Secretaria de Estado Madeleine Albright.

Vital Voices cree en el poder transformativo de la participación de mujeres en la sociedad. Es por esta razón que su tarea es invertir en mujeres que crean o pueden crear oportunidades económicas; impulsan reformas políticas y salvaguardan los derechos humanos.

Objetivos específicos
  • Fomentar la participación política de mujeres líderes emergentes
  • Impulsar el desarrollo económico a partir de iniciativas sostenibles
  • Promover los derechos de las mujeres y la equidad de género como derechos humanos fundamentales
Acciones

La labor de Vital Voices Capítulo Nicaragua se enfoca actualmente en la ejecución de su Programa de Mentorías, el cual une a líderes emprendedoras emergentes con mentoras de amplia trayectoria.

Economía de patio

Unas 28 comunidades de Matiguás y Río Blanco, municipios del departamento de Matagalpa, resultaron beneficiadas con la implementación del proyecto “Economía de patio para el empoderamiento de la mujer rural”, desarrollado por la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH) en consorcio con la Fundación para el Desarrollo Empresarial de Matagalpa con apoyo de ASDI/FondeAgro.

El proyecto contempla el apoyo a las mujeres para la intervención en el patio, que promueve mejorar el entorno habitacional; asistencia técnica directa, para que los sistemas del área productiva sean sostenibles y talleres y entrenamiento, que fortalecen las capacidades de organización, gestión, comercialización, ahorro y administración de los recursos en las mujeres beneficiadas.

En dos años de proyecto se han logrado cambios significativos en la calidad de vida y el estado nutricional de unas 700 familias de esas municipalidades, caracterizadas por vivir en extrema pobreza.

Cambios logrados

Los municipios de Matiguás y Río Blanco son clasificados en nivel de pobreza alta, el porcentaje de pobreza extrema se eleva a 38.8% y 35.9%, respectivamente. La mayoría de estos pobres extremos habita en áreas rurales, siendo un poco más de la población mujeres1. El proyecto se ha dirigido específicamente a este segmento de la población sumamente vulnerable. En un tiempo relativamente corto se ha logrado mejorar las condiciones de vida de 700 familias y especialmente ha cambiado la autoestima de las mujeres beneficiarias.

Estado nutricional

Mayoritariamente las familias vivían de los ingresos que traía a casa el hombre, sea del trabajo en la finca o de su trabajo como jornalero. Como resultado de la intervención del proyecto, la dieta familiar se ha mejorado considerablemente. Además de arroz, frijol y tortilla se consumen hortalizas como repollo, pipián y tomate y frutas como la calala y la naranja. De vez en cuando también hay carne o pollo.

Por las ventas de los productos cosechados en sus patios, obtienen ingresos adicionales que les ha permitido crear un fondo revolvente. Estos ingresos son destinados también a comprar los uniformes y útiles de escuela, para los zapatos y también para inversiones pequeñas.

Vivienda y medio ambiente

En las casas de las familias había patios sucios y baldíos. Donde había cercos muchas veces estaban caídos y los animales se movían libremente en el patio.

Hoy en día el patio es ordenado. Se han definido los espacios para el cultivo de hortalizas, hay árboles frutales, se han levantado los cercos y construidos establos para los animales. Las cocinas de las casas ya no están llenas de humo y los techos se han reparado o renovado. Las beneficiarias saben de la importancia de los árboles en el patio y protegen el suelo contra erosión.

Salud

La mala alimentación ha tenido efectos negativos en el desarrollo especialmente de los niños y niñas. Anemia y diarreas eran enfermedades muy comunes. Por otro lado, la forma de cocinar en el suelo provocaba accidentes. Con el mejoramiento de la dieta se ha mejorado el estado de salud. Y desde que trabajan las cocinas mejoradas se ha reducido la cantidad de accidentes.

Educación

En muchos de estas comunidades no hay escuelas que permitan cursar la primaria en su totalidad. Pocos de los y las beneficiarias habían terminado 4to grado, muchas ni sabían leer y escribir. Cuando lograban mandar a sus hijos e hijas a la escuela, estos tenían muchas veces un bajo rendimiento escolar por su mal estado nutricional.

Hoy en día el estado nutricional ya no afecta el rendimiento de los alumnos y las alumnas, sino también existe un poco de dinero para apoyarlos con útiles escolares. Padres y madres saben de la importancia de una buena educación para el futuro desarrollo de sus niños y algunos promueven que estudien en la secundaria.

Rol de la mujer en la familia y la comunidad

Las mujeres estaban dedicadas únicamente a labores reproductivas, solamente algunas apoyaban a sus esposo en trabajos agrícolas. Muchas eran analfabetas y no tenían conocimientos vinculados a la producción. No sabían hacer cuentas, lo que afectaba también el balance financiero de la familia. Eran tímidas y se escondían cuando venía visita. El hombre no valoraba sus aportes y ellas mismas no se sentían importantes, en muchas familias había maltrato hacia la mujer. En las reuniones de la comunidad solamente participaban y hablaban los hombres, las mujeres se sentían intimidadas y con miedo de opinar.

Hoy en día la mujer se da valor a sí misma. Está orgullosa de sus conocimientos sobre la producción en el patio y el procesamiento y comercialización de sus productos. Aprendieron a tomar decisiones y consideran su participación en las reuniones comunitarios como su derecho. Ellas son las protagonistas de los Comités de Patio que hoy día serán parte de las Asociaciones de Pobladores, donde hablan de sus necesidades, organizan la comercialización de sus productos y manejan Fondos revolventes para apoyar a mujeres en situaciones difíciles o para poder cubrir los costos de la comercialización.

También los hombres valoran diferente a las mujeres, y las decisiones conjuntas en la familia no solamente abarcan a los niños y el patio sino también la convivencia y la planificación familiar de la pareja. Según beneficiarios y beneficiarias entrevistadas se ha mejorado la unión familiar. Las mujeres aportan con sus productos también al consumo de la comunidad y sus patios son ejemplo para otros vecinos.

Los niños y en general, las familias beneficiadas, ahora cuentan con una dieta mejorada que incluye hortalizas y frutas. A veces también tienen la oportunidad de consumir carnes de res o de pollo.