El periodismo independiente debe enfrentar “fake news” con rigor y calidad en los contenidos

Día Nacional del Periodista

Con la realización del panel “La desinformación en la era digital y su impacto en la libertad de expresión”, Fundación Violeta Barrios Chamorro rindió homenaje a los periodistas asesinados, encarcelados –como Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau– los que están en el exilio y los que sufren acoso y persecusión por parte del poder político, en un evento realizado el pasado 1 de marzo Día Nacional del Periodista, en el Auditorio Pablo Antonio Cuadra de Hispamer.

En Nicaragua, la crisis de abril de 2018 dejó en evidencia la ebullición de noticias falsas, mejor conocidas como “fake news”, cuya dinámica responde a estrategias que implementa el poder político y económico para reorientar a las audiencias a partir de la diseminación de datos falsos.

Cristiana Chamorro, Directora Ejecutiva de FVBCH mencionó que con la realización del panel: “Se trata de tener claro las dos caras de las redes sociales en Nicaragua a partir de abril 2018. Por un lado denunciar el potencial de control con que las ha utilizado la dictadura y por otro tener conciencia de su potencial liberador, como ha sido el uso ciudadano de las redes sociales”.

En respuesta al activismo pacífico, “el lado oscuro de las redes sociales también se instaló con una descarada maquinaria gubernamental para promover noticicas falsas. La más grande de estas, es que el estallido nacional en protesta por las reformas a la seguridad social y la matanza de estudiantes por el gobierno, fue un fallido golpe de estado orquestado por periodistas independientes y organizaciones de la sociedad civil con financiamiento de Estados Unidos”, mencionó Chamorro.

En una conferencia en línea que brindó Edison Lanzas, Relator Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, expresó que en Latinoamérica como a nivel global, se ha identificado una creciente propagación de la desinformación o noticias falsas que impactan en la libertad de expresión. Para ello, la Relatoría trabaja en una “Guía Práctica de Recomendaciones” para abordar este fenómeno por parte de los Estados, la cual debe contar con los aportes de la academia, las organizaciones de la sociedad civil y desde luego los medios de comunicación.

“No se debe demonizar el internet”, señaló Edison, quien conceptualizó “la desinformación deliberada como parte de una estrategia política para desacreditar la información veraz”, y agregó que en ningún momento debe verse el tema de la regulación como mecanismos de censura ni penalización sobre todo del ejercicio periodístico.

El Estado tiene obligación de hablar con la verdad

Desde México, Martha Tudón, Coordinadora de Derechos Digitales de la organizaciónArtículo 19, resaltó en un video transmitido durante el evento, que los Estados “tienen la obligación explícita de hablar con la verdad y no utilizar los recursos públicos para desinformar”. De ahí la importancia de iniciativas ciudadanas sobre chequeo de datos para contrarrestar el fenómeno de la desinformación.

Por su parte, Patricia Orozco Directora de Onda Local, en su ponencia “El impacto de la desinformación en el marco de la crisis sociopolítica de Nicaragua”, dijo que el rigor y la búsqueda de la veracidad son referentes que deben tomar en cuenta el periodismo, sobre todo en tiempos de crisis cuando se activan cuentas falsas para desinformar.

Juan Carlos Vílchez, médico y escritor, vicepresidente de PEN Nicaragua en su intervención “La ética como valor fundamental del derecho a la información. ¿Por qué no caer en la trampa de la desinformación?”, señaló que aunque no hay soluciones mágicas para desarrollar la ética y enfrentar la desinformación, “es importante desarrollar en el país un pensamiento crítico” que ofrezca una lectura desde diferentes ángulos de la información.

En tanto, el profesor Juan Ramón Huerta, director de Nuevas Miradas y profesor de prensa escrita de la Universidad Centroamericana (UCA), en su presentación “Los aportes desde la academia para combatir el fenómeno de la desinformación”, mencionó los esfuerzos que hacen para formar a los profesionales de la comunicación bajo las normas del rigor y la veracidad, aunque muchas veces se sacrifique la inmediatez que exige la era digital.

Huerta recomendó la producción de reportajes a profundidad, entrevistas en detalle, “noticias de consumo lento” como mecanismos para que los medios independientes se posicionen como referentes de información confiable.

Share